24.1.14

As 20 encausadas polo 'Aturem el Parlament' serán xulgadas na Audiencia Nacional


Nova de La Directa:
"Xa hai data, e as 20 personas encausadas pola manifestación convocada o 15 de xuño de 2011 no Parlament para deter os presupostos dos recortes, serán xulgadas na Audiencia Nacional española do 30 de marzo ao 4 de abril. As dilixencias de inicio da vista do xuizo oral firmáronse con data 21 de xaneiro de 2013, curiosamente só un día antes de que se aprobara un novo presuposto con recortes e privatizacións cos votos favorábeis de CiU e ERC. 
En ellas, la secretaria judicial señala que el 30 de marzo y el 1 de abril interrogará a los acusados ​​y el 2 y 3 de abril tendrán lugar las declaraciones de testigos, entre ellos los del presidente de la Generalitat Artur Mas y el de la presidenta del Parlamento, Núria de Gispert, así como de los diversos diputados. La secretaria también requiere la Generalitat para que fije en qué "fecha, forma y lugar" declararán las dos máximas autoridades catalanas.
En la acusación, acompañando el sindicato ultraderechista Manos Limpias, se sentarán los abogados precisamente del Parlamento y la Generalidad que piden tres años de prisión a las imputadas por un presunto delito contra las instituciones del Estado. El Parlamento acusa todos 20 manifestantes, mientras que la Generalitat sólo acusa cuatro. Por su parte, la Fiscalía eleva la petición a los cinco años y medio de prisión. El juez considera que los empujones e insultos que recibieron algunos de los diputados antes de entrar en el hemiciclo podrían constituir un delito de esta altura, a pesar abogados de la defensa consideran que esta medida es "excepcional y desproporcionada" y responde a la voluntad, dicen, de atemorizar lo que entonces era un movimiento en pleno auge, el 15-M, señalando un grupo muy concreto de personas por su militancia política. Cabe recordar que, a pesar de la protesta, la sesión parlamentaria se pudo desarrollar y los problemas se vivieron en el acceso al Parque de la Ciutadella. Algunos diputados entraron en furgones policiales y, en el caso de Mas, De Gispert y algunos consejeros, en helicóptero. La mayoría de diputados entraron a pie encapsulados por la policía y ante los insultos y el rechazo generalizado de los manifestantes.
Carga simbólica
Por primera vez en la historia, el presidente de la Generalitat y la presidenta del Parlamento declararán como testigos en la Audiencia Nacional española, pese a que ambas instituciones están personadas como acusación. En el caso de la Generalitat, por decisión del Gobierno. Y en el caso del Parlamento, por decisión unánime de todos los partidos de la cámara con representación en la mesa. Cabe decir, que después de que se hicieran públicas las acusaciones, ICV-EUiA se desmarcó de su decisión y la CUP-AE, que entonces aún no tenía ningún escaño en la cámara, criticó duramente la posición del Parlamento. Se da la circunstancia de que tanto CiU como ERC han pedido en varias ocasiones la disolución de este tribunal por considerarlo de "excepción y heredero del franquista Tribunal de Orden Público". Por Eduardo Caliz, adovcat de seis de los encausados, este hecho constituye "una clara muestra de hipocresía". "¿Cómo puede ser que los mismos que defienden el derecho a la autodeterminación ahora apoyen una acusación a un tribunal de excepción español, heredero del Tribunal de Orden Público?", Cuestiona. En su crítica, Caliz añade aún dos componentes más.Para él, "la Audiencia Nacional no puede ser competente para el enjuiciamiento de la causa ya que el Parlamento no es una alta institución de la nación española". Por otra parte, señala que "escupir un diputado, manchar un abrigo o dar un empuje no constituyen ningún delito sino una falta", por lo que Caliz cree que el juez instructor Eloy Velasco ha cogido a un "concepto jurídico que hasta ahora no conocíamos, como la intimidación ambiental, en una muestra más del uso del derecho penal del enemigo ". "Con cualquier otra movilización esto no hubiera pasado, el Estado buscaba amedrentar el 15-M en un momento de epicentro de la crisis económica y con altos niveles de movilización social", dice Caliz quien añade que el juicio se producirá "en base a unas pruebas que no demuestran nada ya unas acusaciones desproporcionadas ".
Una acción "masiva y determinada"
Convocada por una asamblea masiva en Plaza Cataluña, la acción en el Parlamento el 15 de junio concentró a miles de personas alrededor del Parque de la Ciutadella en protesta por la aprobación de los presupuestos de los recortes del Govern de Artur Mas, aprobados entonces con los votos favorables de CiU, PP y el diputado no adscrito Joan Laporta. Hacía un mes que la Plaza Cataluña había convertido en una acampada y el 15-M había puesto el debate sobre el actual modelo político y económico sobre la mesa. En este sentido, la acción del 15 de junio sirvió para catalizar las energías del movimiento en una acción que desde el primer momento se definió como "no violenta, masiva y determinada".
La acción comenzó la tarde del 14 de junio cuando decenas de columnas movilizadas en los barrios bajaron en manifestación hasta el Parlamento. Una asamblea masiva dio paso a la media noche, cuando se empezaron a bloquear las puertas con objetos de todo tipo. Al día siguiente, el amplio despliegue policial acabó con cargas durante toda la mañana contra los manifestantes que bloqueaban las puertas de acceso al parque, lo que desembocó en un tira y afloja constante entre los manifestantes que intentaban impedir el paso de diputados al recinto cogidos por los brazos y la policía, para intentar abrirse paso entre la multitud a golpes de porra. A media mañana, algunos manifestantes increparon, dar empujones y escupir algunos diputados a quienes los Mossos no dieron protección. Hecho, este último, que ha motivado las imputaciones judiciales tras una investigación conjunta entre la División de Información y la División General de Investigación Criminal de los Mossos y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que acabó con una batida y dos decenas de detenidos que, ahora, dos años después y mientras se siguen aprobando recortes en el Parlamento, deberán sentarse en el banquillo de los acusados ​​de la Audiencia Nacional española."